Cuidados de los gatos durante el otoño

gato en otoño

Con la llegada del otoño y de los meses fríos pueden aparecer algunos problemas en nuestros felinos como los cambios en el estado de ánimo, la bajada de las defensas, el sobrepeso y algunas enfermedades, además del frío. Para mejorar las condiciones de nuestros queridos gatos durante el otoño te presento algunas recomendaciones y cuidados que debes tener durante esos meses fríos.

Tristeza otoñal: durante esta época los gatos muestran una disminución en su actividad, presentan menos apetito y cambios en los hábitos de sueño. Estos cambios de ánimo son producto de la falta de luz y las bajas temperaturas. Para mejorar este estado, abre las ventanas de tu casa, sube las persianas, procura que la casa tenga una temperatura cálida, coloca mantas y cobijas para que el minino se acurruque en ellas y se mantenga caliente. Juega frecuentemente con tu gato para animarlo y sacarlo de la apatía otoñal.¡También puedes jugar con él y es un buen momento para regalarle algún juguete para gatos! Pero recuerda, los juguetes para mascotas igual que para miños deben ser de buena calidad para evitar problemas y envenenamientos. Busca siempre en tiendas de confianza, como por ejemplo Aristopet.

Caída del pelo: el otoño es la época en la que los gatos cambian el pelaje de uno fino a uno más grueso y denso para poder soportar los meses de frío que se avecinan. Para que no tengas que pasar la aspiradora a cada rato, te recomiendo que cepilles a tu gato diariamente, y así lo ayudarás a eliminar el pelo muerto y suelto.

El terror de las pulgas: durante los meses fríos las pulgas pueden sobrevivir, sobre todo en nuestros hogares confortables donde encontramos una serie de elementos que ayudan a la proliferación de las mismas como las alfombras, sofás, calefactores y la humedad ambiental. Para proteger a  tu gato te recomiendo que uses collares o champú antipulgas.

La salud: es recomendable que le hagas un chequeo a tu gato para descartar afecciones, dolencias, enfermedades respiratorias, artritis o artrosis.

¿Y entonces, cuánto tiempo te estas tomando para el cuidado de tu amada mascota?

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *